Volver al blog

VINOS DE PELÍCULA

Cada vez que cogemos el mando y le damos al PLAY para ver una película, convertimos nuestro salón en una pasarela por la que comienzan a desfilar musas, héroes de acción, galanes clásicos y rebeldes sin causa que se han convertido en mitos llenando las carteleras de todo el mundo.
 
Sin embargo hay veces en las que un, a priori, pequeño elemento, puede convertirse no sólo en un personaje más de la trama, sino en el gran protagonista sobre el que gira toda la historia. Un elemento que siempre ha estado presente en el séptimo arte, el vino.
 
Si el vino y el mundo del celuloide son dos placeres por separado, juntos forman una experiencia de cine y por eso, a continuación, os recomendamos algunas películas, de hoy y de siempre, en las que el vino es la estrella indiscutible.


ENCADENADOS (1946)

Dirigida por el maestro del suspense Alfred Hitchcock, y protagonizada por Cary Grant e Ingrid Bergman, nos presenta un thriller lleno de espías, nazis, botellas de vino que guardan grandes secretos y emocionantes escenas en una gran bodega.


ESTA TIERRA ES MÍA (1959)

Este drama, con Rock Hudson y Jean Simmons como protagonistas, nos traslada a los años de la Ley Seca, cuando una joven decide trasladarse a California para vivir con sus tíos, propietarios de extensos viñedos.


ENTRE COPAS (2004)

Película ganadora del Oscar en la que Paul Giamatti y Thomas Haden Church interpretan a dos cuarentones de personalidades opuestas que realizan un viaje de una semana al pueblo de viñedos de Santa Barbara en California antes de la boda de uno de ellos.


UN BUEN AÑO (2006)

Deliciosa comedia romántica en la que un exitoso corredor de bolsa inglés, interpretado por Russel Crowe, encontrará de nuevo sentido a la vida al heredar de su tío un viñedo francés con Chateau mientras se enamora de una bella camarera interpretada por Marion Cotillard.


BOTTLE SHOCK (2008)

Surrealista comedia basada en la competencia entre los vinos americanos y europeos. Narra el momento en que un expatriado británico que vive en París, interpretado por Alan Rickman, pone en marcha un plan para que un vino de California derrote al vino francés en una cata a ciegas.